sábado, abril 21, 2018

Como irresponsable califica a la Cámara de Diputados la Plataforma Chile Mejor sin TLC


DECLARACIÓN PÚBLICA
VOTACIÓN DEL TLC ENTRE CHILE Y URUGUAY: UNA GRAVE FALTA DE RESPONSABILIDAD


Luego de la aprobación del Tratado de Libre Comercio entre Chile y Uruguay el pasado jueves, en la Cámara de Diputados, la Plataforma Chile Mejor sin TLC señala lo siguiente:
1-      Es irresponsable con el país que un tratado de libre comercio de 241 páginas, llenas de detalles técnicos, y cuyos efectos se manifestarían en distintos ámbitos de la vida nacional, haya sido tramitado sin que el gobierno anterior ni el actual hayan presentado ningún estudio sobre sus impactos.

2-      Del mismo modo, es grave que los parlamentarios hayan votado sin haber exigido discusión previa, sin haber exigido estudios al Gobierno ni, en su defecto, haber pedido análisis a sus equipos técnicos de confianza.
Decimos con propiedad que han legislado a ciegas.

3-      El hecho que los dos votos en contra hayan provenido de parlamentarios que representan a distritos agrícolas y ganaderos recuerda una obviedad: en los tratados de libre comercio siempre hay sectores que pierden.
Durante más de dos décadas los gobiernos han insistido en la falacia de que con los TLC todos ganan, sin que las fuerzas políticas hayan exigido que se precisen y difundan los perjuicios de los tratados, antes de votar.

4-      Nos parece grave que las bancadas del Frente Amplio y el Partido Comunista no estuvieran en la sala al momento de la votación, en el único lugar del país donde políticamente su presencia era indispensable.
Además, por sus conocidas posturas de crítica a la incapacidad de los Estados para garantizar derechos universales y fiscalizar a la inversión privada, su participación en esta sesión era evidentemente necesaria.


Nuestra Plataforma había entregado oportunamente a ambas bancadas la información sobre la trascendencia de esta votación.

5-      Repetimos lo que ya hemos dicho: todos los tratados de libre comercio de nueva generación no son, al fin y al cabo, tratados sobre libre comercio, puesto que sus principales efectos son: ceder soberanía de los países, disminuir la posibilidad de los pueblos de promover reformas en favor de las personas, aumentar las garantías a los inversionistas y disminuir la presencia de lo público en las sociedades. Todas estas características son compartidas por el TPP-11 y el TLC entre Chile y Uruguay, por poner dos ejemplos.

6-      Hay muchos países que tienen una vigorosa política comercial y están plenamente insertos en el mundo, sin que hayan firmado este tipo de tratados. La idea de que ésta es la única manera de sumarse a la globalización es otra falacia difundida desde hace más de 20 años por los sucesivos gobiernos.

7-      Durante los próximos meses, el Gobierno probablemente promoverá el TLC con Argentina y el TPP-11. Exigimos que el Parlamento cumpla su obligación de debatir de cara a la sociedad los impactos y consecuencias de todos los tratados que les corresponda conocer



Santiago, 20 de abril de 2018

martes, abril 10, 2018

Unión Europea se rindió ante Monsanto/Bayer: no protegerá las abejas


Uni

Santiago, 10 de abril de 2018.- Una señal muy negativa dio la Comisión Europea, el órgano encargado de legislar en la Unión Europea, al negarse a poner en tabla el pasado 4 de abril la prohibición de los insecticidas neonicotinoides que dañan a las abejas.  En esa fecha se dio a conocer un nuevo informe científico elaborado por EFSA  (Autoridad Sanitaria Europea), confirmando que estos insecticidas, clasificados como “Plaguicidas Altamente Peligrosos” (PAPs) presentan un alto riesgo para las abejas y los abejorros en la mayor parte de los usos. La negativa a legislar es un elemento a considerar hoy, cuando Chile desarrolla un proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, el cual incluye la revisión de medidas relacionadas con el ambiente, productos agrícolas de exportación como la miel, y la salud en general. Esta decisión muestra que no hay consideraciones que demuestren un respeto efectivo en este tema. En el caso del imidacloprid, el insecticida más usado en el mundo, producido por Bayer (nombre comercial Gaucho, Admire, Confidor, entre otros) hay un alto riesgo cuando se siembran semillas de raps aceitero tratadas con este insecticida en invierno o primavera.

La rendición de la Unión Europea

Desde 2013 y hasta 2017  estuvo en vigencia una prohibición de uso de los insecticidas neonicotinoides en la Unión Europea, la que según anuncios previos, debía renovarse en 2018 si un nuevo informe confirmaba su peligrosidad. La Red de Acción en Plaguicidas RAP-Chile desde 2013 aboga ante el SAG por la prohibición de los neonicotinoides. Afirma María Elena Rozas, coordinadora nacional de RAP-Chile: “Esta decisión de la Comisión Europea dando luz verde al uso de los plaguicidas que matan a las abejas, sigue la lógica de rendición ante el lobby de las corporaciones transnacionales, ya evidenciada con la reciente aprobación por la Unión Europea de la fusión de Bayer-Monsanto, objetada por millones de ciudadanos de Europa y el mundo. También vimos esa lógica a comienzos de año, con la nueva aprobación del glifosato, un herbicida cancerígeno. Hoy es más evidente que nunca el poder del lobby de estas transnacionales agroquímicas. Sus productos se usan cada vez más porque se venden sin aranceles pero afectan gravemente a los polinizadores, la avifauna, la biodiversidad y la salud de los seres humanos.”

En Chile, además del imidacloprid, se utilizan ampliamente los neonicotinoides denominados  clotinaidina (nombre comercial Poncho) y tiametoxan (Cruiser y Actara), en cultivos de hortalizas y frutas de exportación que muchas veces están al lado de colmenas de abejas. Una movilización realizada por apicultores de todo el país en enero de este año demostró que el síndrome de desaparición de las colmenas de abejas es ya una preocupante realidad en Chile, y en la oportunidad los apicultores exigieron la prohibición de las sustancias químicas que matan las abejas e impiden así que se efectúe la polinización, clave para la producción de manzanas y almendras, así como de paltas y cerezas, entre otros cultivos. Ya se está experimentando un déficit de polinizadores debido a la persistente mortandad de abejas y la desaparición de abejorros y abejas silvestres por la aplicación de plaguicidas PAPs en época de floración. Al mismo tiempo crece en Chile la conciencia sobre el problema, con la actividad de la Federación de Apicultores Orgánicos y otros apicultores extendida a lo largo del país, la cual postula producción de miel efectivamente sustentable tanto en el cuidado de los colmenares, como en la alimentación de las abejas libre de venenos.

En el informe de EFSA se destaca que en general para el uso al aire libre de estas sustancias químicas, los neonicotinoides, representan un alto riesgo para las abejas. EFSA comparó los niveles esperados de plaguicidas neonicotinoides en los cuales es probable que se expongan las abejas en el ambiente, con aquellos que causan efectos dañinos en las abejas. Cada vez que la estimación de contaminación ambiental fue más alta que los niveles considerados seguros para las abejas, se concluyó que había un riesgo alto. Ello ocurre tanto por los residuos de la deriva del polvo que está adherido a las semillas, como por los residuos en néctar y polen de los cultivos tratados con los neonicotinoides o de los cultivos que están en los alrededores y se contaminan con ese polvo. La investigación se basó fundamentalmente en los efectos en abejas melíferas pero también tomó en cuenta lo que ocurre con los abejorros y las abejas solitarias, que también efectúan labores de polinización. Ver Informe de EFSA sobre Neonicotinoides, Preguntas y Respuestas
      
EFSA señala allí que su estudio se basó en la revisión de más de 1500 estudios previos, y también consideró datos de académicos, organizaciones de apicultores, empresas de agrotóxicos, asociaciones de agricultores, ongs y autoridades nacionales. Sin embargo EFSA precisa su rol aclarando que actúa como un estamento de evaluación científica de riesgo, pero las decisiones regulatorias son de responsabilidad de la Comisión Europea y las autoridades de sus Estados Miembros.

Catástrofe ambiental masiva

Martin Dermine, experto en polinizadores de La Red de Acción en Plaguicidas, PAN Europa, declaró: “Un nuevo estudio francés sostuvo que los plaguicidas son la causa principal de la dramática disminución de pájaros en los campos de Francia. Estamos enfrentando una catástrofe ambiental masiva: se mueren las abejas, las mariposas, los insectos y los pájaros que se alimentan de insectos. La Comisión Europea y los Estados Miembros continúan favoreciendo a la agroindustria en lugar de proteger a los polinizadores y a la vida silvestre. Con la bendición de la Comisión Europea, los Estados Miembros están postergando en forma perpetua la necesaria prohibición de los neonicotinoides. La evaluación de riesgo de EFSA muestra que no existe el uso seguro de neonicotinoides para las abejas. El hecho de no hacer que los Estados Miembros votaran hoy, significa que la Comisión Europea no cumple con ser la guardiana de los Tratados, ya que una vez más posterga la protección adecuada de las abejas y otros insectos”.
Los neonicotinoides son insecticidas diseñados a partir de la nicotina y paralizan la conducción nerviosa de los impulsos neuronales, causando la muerte de las especies invertebradas como las abejas, otros polinizadores, insectos benéficos y aves.
La Red de Acción en Plaguicidas RAP-Chile llama a los apicultores, a los consumidores de miel y productos derivados de las abejas y polinizadores a exigir a los nuevos legisladores la prohibición de los plaguicidas altamente peligrosos, entre ellos los que matan a las abejas y ponen en riesgo la polinización, la salud de las mujeres temporeras y la de los aplicadores y población en general.

Contacto: María. Elena Rozas  celular 98858227
Oficina RAP-Chile, Padre Alonso de Ovalle 1618, of. A, Santiago / 56-2-26997375 / rap-al@terra.cl
secretaria@rapal.cl 


domingo, enero 21, 2018

Carlo Petrini: Gastronomía es política contra el sistema alimentario criminal

Añadir leyenda

- Coloquio de Slow Food Chile en la UDP
Por Lucía Sepúlveda Ruiz


Carlo Petrini, fundador y presidente del movimiento global Slow Food, participó este sábado en un coloquio realizado en Santiago en la Universidad Diego Portales, organizado por la red Pilgua santiaguina de  Slow Food, el movimiento que él fundó en 1986 y que en Chile preside Rita Peña. En la actividad expusieron también Alicia Muñoz, dirigente de ANAMURI (la Asociación de Mujeres Rurales e Indígenas),  Raúl González, de la Academia de Humanismo Cristiano y Lucía Sepúlveda, de la Red de Acción en Plaguicidas RAP- Chile, quienes se refirieron a la agroecología, a los peligros que enfrenta la semilla campesina, y a la importancia de las economías sociales y locales.  Petrini, un activista italiano y global del tema de la alimentación local,  sociólogo y escritor, venía de participar en el Congreso Futuro. La prensa nacional ignoró su ponencia en el panel “Comernos el Planeta” del jueves pasado.  En la UDP, una atenta audiencia acogió con entusiasmo sus planteamientos, donde partió excusándose por hablar castellano “estilo Maradona en Italia”. Carlo Petrini se refirió así a los programas sobre chefs y comidas de la televisión:
“En cualquier parte del mundo, a toda hora, ves en la televisión a hombres hablando de recetas, de gastronomía, de cacerolas. ¿Y dónde están las mujeres? La historia de la gastronomía es de millones y millones de mujeres que en cualquier parte del mundo produjeron de la nada cosas fantásticas,  la comida.  ¿Dónde está la pasión? Ellas son las que han alimentado al mundo y dar de comer es un acto de amor. El primer gesto de amor es el de un bebé que al nacer se prende a la teta de la madre. Esos programas no son de gastronomía, eso es pornografía alimentaria.”
¿Y  qué es la gastronomía entonces?
“Es hablar de agricultura, de economía, de antropología, de transformación de la ciencia. La gastronomía es una ciencia multidisciplinaria.  Nunca se habló tanto de gastronomía pero se ignora lo esencial. Los campesinos no son respetados, no se les respeta su dignidad. Están desapareciendo los verdaderos productores de la comida, de eso hay que hablar. Este sistema alimentario criminal nos ha llevado a esta situación dramática. En 118 años hemos perdido el 70% de la biodiversidad, son miles y miles de frutas, hortalizas y razas de animales que se pierden por no ser consideradas productivas. ¿Qué futuro les espera a nuestros niños?  ¡No vamos a comer celulares ni textos de internet! Necesitamos urgente un cambio de paradigma.”
¿Cuál es su mensaje para los gastrónomos y ambientalistas chilenos?
“Les diría que un gastrónomo que no es ambientalista es un tonto, y un ecologista que no es gastrónomo, es triste. El mundo se cambia con alegría. Esta es la política en estos momentos. El sistema alimentario necesita un cambio urgente, porque vivimos de lo que comemos. “
¿Qué relación ve entre  el sistema alimentario y el cambio climático?
“El sistema alimentario es el principal responsable del cambio climático porque genera el 34% de las emisiones de carbono. Hace viajar la comida miles y miles de kilómetros. Y además está generando las víctimas de ese cambio, los campesinos y las poblaciones afectadas. Vivimos una situación esquizofrénica. Hace años, en Italia, comiendo en una región que tiene un pimentón especial,  me di cuenta que ese pimentón no tenía sabor alguno. Me explicaron que ahora producen la variedad híbrida, porque sale mucho más barato. Los campesinos ya no plantan el pimentón antiguo. ¡Se dedican a plantar bulbos de tulipanes que se envían a  Holanda! Otra región nuestra tenía un queso único, maravilloso. Pero perdimos esa raza de vaca que sólo producía 14 litros diarios por favorecer otras, holandesas, que dan mucha más leche. Ahora tenemos leche muy barata, procesada, sin ninguna vitamina, y pagamos  un precio especial por leche con Omega 3. Perdimos la vaca y su queso tradicional. Al tomar conciencia de esto fundamos Slow Food, comenzamos a defender la biodiversidad y a remar en contra de la lógica productivista. Tenemos una red de productores Terramadre en 160 países del mundo. Y hemos creado una Universidad de Ciencias Gastronómicas, con 600 estudiantes de 80 países del mundo. Y estudian de todo porque un gastrónomo tiene que saber de todo.”
¿También de política?
“Claro, porque la gastronomía es economía política...porque el verdadero poder tiene que ver con gobernar el estómago de las personas. Hoy no se pelea por tierras, para qué, si la industria alimentaria controla la semilla, y son los mismos que producen los fertilizantes, los químicos, los organismos genéticamente modificados y los medicamentos. Tienen nombre, son Monsanto, Cargill, Nestlé...El poder de la comida se concentra en pocas manos y esto es de una violencia inaudita. En Africa los campesinos ya no producen tomate, porque toneladas de tomate cultivado en China se procesan en Italia y se exportan enlatados a Africa a un precio de dumping. India, China y los emiratos árabes han comprado 80 millones de hectáreas en Africa y los campesinos perdieron sus tierras ancestrales.  Esta es la nueva forma que toma el colonialismo. Por eso los jóvenes africanos emigran a Europa, presionan. Las economías locales están siendo destruidas. Pero los políticos de derecha y de izquierda duermen, sólo hablan de desarrollo y producción. En el mundo se produce comida para 12 billones de personas y el 38% de eso se pierde, es una vergüenza. 210 millones de personas sufren hambre y 1 millón sufre de malnutrición con enfermedades como diabetes, obesidad, hipertensión. Son dos caras de la misma moneda.”
¿Qué pasó con la comida entonces?
“En los últimos 60 años la comida perdió valor. Antes tenía un significado profundo, tenía que ver con la gente del campo que es la que lo produce, con el ambiente, con el paisaje. Ahora es sólo algo que tiene un precio, una mercancía más, un commodity. Y lo que ocurre con este sistema es que por ejemplo, en Italia, a fines de la segunda guerra mundial, un 50% de la población era campesina y  ahora la cifra es de sólo un 3%. Antes no existía el hambre  en el campo. Ahora, en México, un 5% de campesinos sufre de hambre. Esto es hablar de gastronomía. Es hablar de la pérdida de valor de la comida y de la situación de los productores.”
¿Y cuál es la salida?
“Al ver un plato, hay que preguntar  al cocinero cuántos kilómetros viajaron esos ingredientes. Y cuánto le pagaron a los productores. Necesitamos fortalecer la agricultura local, ustedes tienen que comprar productos chilenos, comer local. Tenemos que ejercer una ciudadanía activa, y  de consumidores de alimentos pasar a ser co-productores, conocer la trazabilidad, generar una economía participativa. Pienso que hoy, en todo el mundo, hacer una huerta es una práctica revolucionaria. Es necesario también sustentar comunidades que tengan objetivos de producción, pagándoles por adelantado para que tengan seguridad. Y es importante reconocer que existe una sabiduría y una ciencia de los campesinos, de los indígenas con la cual  deben dialogar los académicos de la ciencia oficial. Alicia Muñoz, la dirigente campesina que habló en este coloquio, debería haber estado exponiendo en el Congreso Futuro en que participé, donde sólo había científicos e intelectuales. El diálogo debe ser transversal y entre iguales. Lograr el cambio parece difícil. Pero es alentador saber que somos muchos, todos juntos tenemos esperanza. Quiero tomar las palabras de Francisco de Asís, quien para mí es el italiano más grande. El decía que para comenzar, hay que realizar lo necesario.  Después, vamos a poder realizar lo que es posible. Y de repente, vamos a poder realizar lo imposible.”













miércoles, septiembre 13, 2017

Tardía justicia para María Galindo, obrera, cristiana, mirista






En el día de las Marías, Resumen publica una noticia que la familia de María Galindo, así como sus amigos y compañeras del MIR esperamos durante 41 años, tras su desaparición. Fueron condenados por su secuestro los oficiales ® de Ejército Miguel Krassnoff, Pedro Espinoza, Carlos López y el suboficial ® Humberto Zapata Reyes, a 5 años y un día de prisión. Apenas 5 años, sin embargo los criminales tienen muchas condenas anteriores que cumplen en Punta Peuco.
Sin embargo la sentencia de primera instancia no cambia la condición de desaparecida de la joven obrera coronelina.  María compartió prisión y tortura en Villa Grimaldi con Marta Ugarte,  cuyo cuerpo arrojado desde un helicóptero por sus torturadores, apareció en la playa La Ballena, en los Molles. Quizás también María  fue lanzada al mar. En el jardín de Las Rosas de la ex Villa Grimaldi, hoy Parque por la Paz, dedicado a las mujeres detenidas desaparecidas, florecerán también en esta primavera María Galindo y Marta Ugarte. En palabras del poeta Raúl Zurita, “arde, el océano santo de Chile arde. Llamas como de incienso tiñen de rosa y sangre las quemadas praderas del Pacífico” (INRI, 2013).

Al momento de su secuestro por la DINA en Santiago, que la sentencia fija en el 18 de julio de 1976, María tenía 26 años. Acababa de regresar de Coronel donde visitó a su familia, pero no hubo testigos de la detención. En diciembre de  1980 las milicias de la Resistencia Popular reivindicaron una acción de ajusticiamiento de Roberto Rojas Alvarez, a quien identificaron como el responsable del secuestro e informante de la DINA y CNI.

Heroica resistencia
Al tiempo de su detención, María, militante del MIR, trabajaba en la reagrupación clandestina de obreros y trabajadores,   para contribuir a la reanimación de la lucha ya que que la CUT y las organizaciones obreras habían sido proscritas tras el golpe. Ella había sido dirigenta del sindicato de la Pesquera Boca Sur en San Pedro, Región del BioBio y por su experiencia, continuó moviéndose políticamente en tareas sindicales. Sometida a atroces torturas y vejaciones en Grimaldi, resistió heroicamente sin entregar información sobre su estructura y compañeros, entre los que estaban el ex dirigente de la Federación del Metal, Jaime Riquelme, el  “Yeti”, y esta periodista. Ese año 2006 se habían realizado mitines relámpagos para el 1º de Mayo y otras actividades de propaganda. Con María –que se llamaba Renata en la clandestinidad - hacíamos los volantes para estas actividades de forma muy precaria, con escasa ayuda porque  todavía la gente estaba muy atemorizada. María desempeñaba estas tareas con una consecuencia y valentía enormes. Alguna vez comentó que  le faltaba el dinero incluso para comer, destinándolo a realizar las tareas que asumía, tras lo cual se reía y anunciaba que iba a salir a “machetear”, conectando amigos de sus tiempos de dirigente nacional de la Juventud Obrera Católica y miembro de las comunidades cristianes de base. Era incansable en el trabajo de construcción de redes.

Vigencia de su lucha
La consecuencia de María es algo que también rescata el dirigente Manuel Aguilar, presidente del sindicato A Luchar – Lautaro, que agrupa a trabajadores del Transantiago. Vinculado familiarmente con María, asistió a un homenaje que se hizo en 2016 en Villa Grimaldi, a 40 años de su desaparición en manos de la DINA. “La lucha de ella está más vigente que nunca, -afirma Manuel-, sigue pendiente y como tarea del momento la reconstrucción, desde abajo, del mundo sindical, rescatando organizaciones que están incluso en manos de la patronal. Necesitamos sindicatos clasistas donde sean las bases, las asambleas, los trabajadores más consecuentes los que lleven la batuta. Que sean los mismos trabajadores los que vayan avanzando con una perspectiva política y sindical. Debemos reconstruir el legado histórico, hermoso, de lucha consecuente de compañeras como María que estuvo dispuesta a rendir la vida en favor de los trabajadores. Hay que comenzar de nuevo a soñar, porque si no soñamos y no creemos en algo mejor estamos sonados”, finaliza el dirigente.


El ministro Carroza fundamenta el fallo contra Krassnoff y otros agentes de la DINA en información aportada por un agente de la guardia de detenidos de Grimaldi, “quien proporciona la información acerca de los malos tratos, torturas y vejaciones cometidas en su contra, y señala que desde ese lugar se le pierde la pista sin que tenga más noticias sobre de su paradero ni se haya determinado su fallecimiento, identificando entre los agentes que la interrogaron y sacaron del cuartel a Basclay Zapata Reyes, miembro de la Agrupación Halcón a la fecha de los hechos, quien ha señalado que todas las órdenes sobre sus actuaciones provenía del oficial a cargo del MIR (investigación y represión), esto es Miguel Krassnoff Martchenko”.




viernes, agosto 18, 2017

Zumbido de abejas llega al Congreso chileno


Melisa Pizarro es vocera de APIValpo, la organización que nuclea a los apicultores de la región de Valparaíso.  Ovacionada por centenares de apicultores que marcharon desde la plaza Victoria hacia el Congreso, ella entregó un claro mensaje el pasado 16 de agosto al cierre: “Año tras año caen muertas las abejas. Chile es un basurero donde se vierte a destajo lo que en otros países está prohibido.  Es necesario prohibir el uso de los agrotóxicos  que matan las abejas. Que lo sepa Chile entero, queremos una ley que nos haga tener  apicultura sustentable, para que podamos trabajar.”  
 
Hace poco, Melissa vivió en carne propia el desastre, en Petorca: una fumigación aérea con plaguicidas dejó muertas de inmediato a 100 de sus colmenas de abejas y dañó a otras 200.  Ella y otras apicultoras de la región, como María Inés Carvallo y Pía Castro, dijeron “basta” a la falta de fiscalización y de regulación, y convocaron desde las bases a la histórica manifestación, replicada en Temuco por ApiNovena. En la apicultura, las mujeres son mayoría, y la organización de la marcha, la primera de este tipo, reafirmó su liderazgo en medio de la crisis que enfrenta el sector. El SAG ha negado persistentemente que en Chile sea parte del síndrome global de desaparición de las colmenas.
Con sus trajes blancos y sus ahumadores,  las y los apicultores marcharon por las calles de Valparaíso  coreando consignas como “Por las abejas y por la vida, No a los pesticidas” y pancartas alertando “En Chile matan las abejas” y “Protejan el bosque nativo”. Llegaron desde Queilén, Chiloé; de San Clemente (Maule), de Rancagua  (O’Higgins); de Santa Bárbara, Florida, y Lloicura (BioBio), de Melipilla y Paine (Metropolitana). Los locales, venían  de Limache, San Esteban, Petorca, Cabildo, Cartagena, San Antonio y otras localidades, y saludaron también las pancartas de la Red de Acción en Plaguicidas que exigían la prohibición de los neonicotinoides de Bayer y el glifosato de Monsanto.  

Tras la marcha los dirigentes fueron recibidos por el presidente del Senado, Andrés Zaldívar, quien junto a la Comisión de Agricultura de esa cámara,  se comprometió a organizar un encuentro formal con representantes de los apicultores de las diferentes regiones para conocer sus demandas.


Un objetivo común
Uno de los dirigentes, Roberto Halim, expresó a esta periodista:  “Nuestra gran pelea es contra el uso de pesticidas que matan a las abejas.  Lo importante es que todos estamos aquí con ese objetivo en común”.  Halim es secretario de la Asociación de Apicultores de Casablanca que preside Pía Castro. Su organización,   junto a ApiValparaíso y la Asociación de Apicultores de Petorca,  puso en pie de batalla a una multitud de apicultores.
Explica Halim: “Con las indicaciones sustitutivas firmadas por el gobierno, la ley que está en trámite no acoge lo fundamental, que es el fomento y la protección de las abejas y los polinizadores. Porque no están los artículos que prohibían los plaguicidas más peligrosos y no hay sanciones ni normativa para los que nos están perjudicando. Esta movilización surge por la reciente mortandad de abejas, pero también se venía gestando porque algunos de nosotros hemos estado haciendo seguimiento a los proyectos de ley por dos años y ahora sabemos lo mal que se hacen las leyes. Presentamos una propuesta que  no fue tomada en cuenta; las leyes sobre nosotros las hacen sin consultarnos. Nos invitaban a seminarios bien encima de las fechas, una vez fue dos días antes, pero nuestras intervenciones y las de los científicos no sirvieron de nada.”  
Halim hacía estas declaraciones mientras la masiva manifestación marchaba hacia el Congreso donde varios senadores  salieron del recinto para mostrar su súbita preocupación por las demandas de los apicultores. Los legisladores eran interrumpidas por apicultores que los interpelaban gritando “No a las leyes entre cuatro paredes, agricultores al poder”, o bien “Diga qué va a hacer en concreto” y “¿Por qué en Francia sí prohíben y aquí no?”

Participación de regiones

Para Roberto Halim una ley debería incluir los intereses de los diversos tipos de apicultores, incluyendo a los pequeños y a los trashumantes. Actualmente el gobierno sólo  escucha a los grandes, los exportadores. En la Comisión Nacional de Apicultura, al alero del  Ministerio de Agricultura, los empresarios de las semilleras y la agroindustria están sobrerepresentados, mientras que por los apicultores sólo está la Red Nacional Apícola. “Tiene que haber una participación de las diversas regiones, porque los problemas son diferentes”, sostiene. Por ello estima que debe haber una regulación interna para los distintos tipos de apicultores, pero también y sobre todo, debe haber un ordenamiento del uso del territorio nacional. En el tema del fomento, propone que se incorpore la capacitación, la capacidad de respuesta en emergencias y también “recursos para campaña de difusión  como las que se han hecho sobre la palta y el huevo, porque el consumo de miel de los chilenos y chilenas es muy bajo”.
El bosque en riesgo

Los apicultores tienen conciencia de la importancia del bosque nativo. Algunos de los manifestantes representaron esa inquietud. Andrea Figueroa, pequeña apicultora  de Florida, usuaria de INDAP, se vio obligada a convertirse en apicultora trashumante este año. “En mi parcela yo tenía de todo para mis abejas, pero con el incendio se quemó este verano el bosque  de boldo, arrayán y mañío que tenía y ahora tengo que trasladar mis abejas.”
Por su parte, Cristina Miranda, apicultora de Queilén, y miembro de Chiloé orgánico se mostró feliz de estar defendiendo las abejas que son su sustento. “Mis abejas están en el campo hibernando, resistiendo la nieve y también los plaguicidas porque nosotros no echamos plaguicidas a los ajos chilotes, pero muchos sí lo hacen. Este invierno ha sido duro, hubo dos nevazones, dicen los antiguos que hace 40 años era así... Nuestra miel es de calidad porque tenemos bosque nativo, pero las forestales siguen avanzando y poniendo en peligro  nuestra actividad.”.
 “Salvemos las abejas de Chile”, el lema de la marcha, quedó zumbando en el aire de un soleado agosto, cuando precisamente comienza la temporada en que aumenta el uso de plaguicidas en frutales y hortalizas.